CALIDAD DEL MOVIMIENTO EN JUDO

wpid-img_20150223_143505.jpg

Todas las personas y deportistas tenemos la misma capacidad para movernos, pero la “calidad” a la hora de hacerlo es lo que nos distinguirá.

La eficiencia del deportista y de sus movimientos será la clave que permita la potenciación de su rendimiento. Un volumen o cantidad de movimiento mal ejecutado provocará un desgaste en el aparato locomotor, generando mayor fatiga, menor rendimiento y el aumento de padecer lesiones, (un ejemplo que podríamos dar sería la mala ejecución del Uchi komi).

El movimiento que aún estando mal ejecutado alcance nuestro objetivo, creará un patrón que poco a poco dañará nuestro sistema  locomotor provocando lesiones por compensación.

Un gesto deportivo se limita a la observación  de lo meramente realizado por una parte de nuestro cuerpo, esto es un error ya que lo importante y menos visible es la producción de fuerza, velocidad y energía  que realizará nuestro cuerpo y la forma en que estas cualidades  son transmitidas durante el movimiento.

Sobre el movimiento actúan un gran número de leyes físicas, entre ellas, equilibrio, inercia, acción y reacción, movimiento linear y angular, energía elástica, torque, aceleración, palancas, fuerzas centrípedas y centrífugas, etc…

Es importante observar que en la generación de un movimiento la fuerza será generada desde el suelo, finalizando en la aceleración del gesto o de la acción.

El movimiento se inicia en el suelo y es ascendente. Esta fuerza  es transmitida para generar una aceleración final que dará como resultado un gesto o movimiento efectivo y eficiente. Si esta fuerza que se genera en el suelo asciende y durante el paso por los diferentes segmentos va creando un déficit, la calidad del movimiento se pierde, generando una técnica poco efectiva con un consumo mayor de energía y un evidente aumento de lesión.

Es de suma importancia recordar que la calidad del movimiento debe ser siempre más importante que la cantidad de movimiento.

Respetar la calidad del movimiento nos permitirá:


Incrementar la potencia

Maximizar la carga

Retrasar la fatiga

Evitar lesiones

Cualidades que participan para aumentar la calidad del movimiento:


Analizadores propioceptivos

Equilibrio

Estabilidad

Movilidad

Fuerza

Resistencia

wpid-img_20150307_134902.jpg

Debemos abrir nuestra mente y pensar como se mueven nuestros deportistas, el entrenador y el preparador físico deben crear un entrenamiento que tenga sentido para el deportista. Utilizar programas de entrenamiento donde las acciones no ocurren en nuestro deporte carecen de sentido y debemos desecharlas.

La cadena de movimiento del deportista a la hora de generar fuerza, velocidad y calidad de movimiento nunca será más elevada que el eslabón más débil de dicha cadena, cada grupo muscular debe cumplir su función.

La reducción de las probabilidades de lesión y el aumento del rendimiento dependen del potencial  de los músculos trabajando juntos y coordinados. Se necesita que trabajen sincronizadamente y no de forma aislada, esto marca la diferencia. Si en la cadena de movimiento hay algún eslabón débil, como resultado de un entrenamiento descompensado, por una lesión o mala ejecución de una técnica, la acción muscular se verá afectada y se trabajará por debajo del nivel óptimo.

Todos nuestros gestos deportivos que involucran a nuestros miembros, generan fuerzas que van desde la base de nuestra sustentación (los pies) hacia tobillos, rodillas, cadera , CORE, escápulas, hombros, brazos y manos.

Durante el movimiento nuestro pie estando en contacto con el suelo genera fuerza, éste la devuelve (ley de acción y reacción) pero en sentido opuesto, al suceder esto las funciones varían de de articulación en articulación, los músculos del tronco actúan con una importante función, la estabilización. Los músculos de las extremidades inferiores (tibiales, peroneos, sóleos, gemelos, cuádriceps, glúteos e isquiotibiales) actúan de forma conjunta para detener al tobillo, rodilla y cadera, para flexionarlos ordenadamente y evitar caer (ejemplo. Técnica de pierna uchimata) Al ejercer esa presión con el pie esta es devuelta en forma de vibración que es absorbida por nuestro cuerpo. Esa fuerza que se transfiere por cada segmento de nuestro cuerpo, nos determinará la estabilidad y movilidad de cada uno de ellos así como la calidad de movimiento, cantidad de fuerza y velocidad que pueda generar y utilizar nuestro deportista.

En un deporte como el Judo donde la efectividad y ejecución de la técnica es de suma importancia, en el cual la mejora en la excelencia del movimiento es primordial, deberíamos  dar un salto cualitativo en nuestro entrenamiento y preparación física  para conseguir aumentar nuestra capacidad de movimiento y conseguir la calidad que nos distinga del resto.

Podrás encontrar este y más artículos en http://fight-time.com/blog/

Bibliografía: Entrenando movimientos

Autor: Profesor Martín Mackey

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close